lunes, 30 de marzo de 2009

Romance

La noche los sorprendió entre sabanas
con la bella música que toda la tarde
adornó sus risas,
tierno romance
dulces caricias.

Dos corazones latiendo al mismo ritmo
se regalaron las fresas de sus vidas,
ella aprendió su rostro
con miradas
con caricias.

Una fuerte brisa los sorprendió
al cruzar la puerta...
brisa que pareció fugaz
con el calor de un beso
de un abrazo;
perdidos en dulces miradas
sacaron el amor de sus bolsillos
riendo felices como un para de chiquillos.

Brezza 29/03/2009

1 comentario:

  1. Muy lindo poema.

    Me gustó tu blog; pasaré más seguido por aquí.

    Saludos

    ResponderEliminar