miércoles, 22 de abril de 2009

Mi caballero de papel

Es una persona sencillamente hermosa. De ojos grises que suelen parecer ausentes, una risa que puede inspirar cualquier cuento, cualquier bella historia de fantasía. Manos suaves que gozan acariciar el viento. Ama el mar tanto como soñar, curioso y aventurero, caballero de armadura y espada. Es el amigo y compañero, ese que disfruta regalando alegría y pintando sonrisas; regala flores, dulces y canciones a escondidas para hacer brillar como estrellitas las almas distraidas...
Un día lo vi pasar cerca a mi ventana, de cara sucia y pantalones cortos, tan dulce como un niño, traía un helado ya derretido, con una hermosa sonrisa me tendió su mano, seco mi rostro con su pulgar, sacó un dulce de su bolsillo diciendo: Brezza vamos a volar.
Y ahora que ya no está, solo yo se cuanto lo voy a extrañar.


Brezza 22-abril-2009

martes, 21 de abril de 2009

Fresas

En varias ocasiones he mencionado "las fresas", bueno, hace tiempo leí el libro A bald head and a strawberry de Hyung Jin Moon, y allí encontré esta buena historia Fresas. -En los últimos años, mientras Hyung Jin estudiaba tradiciones religiosas, se tropezó con esta antigua parábola, procedente de la tradición del Budismo Zen. Ya entonces sabía de la profundidad de este relato de la fresa, que auténticos maestros Zen le inspiraron-. Hace dos días quise releer el libro, y hoy, por que no compartir estas fresas...

FRESAS

Erase una vez un humilde campesino que trabajaba duramente en los campos de arroz todo el día. Un día, se tomó una siesta y cuando se despertó, la noche ya había caído. Se levantó inmediatamente y partió a casa. Interesado en facilitar su vuelta, el campesino decidió acortar atravesando el bosque. Mientras caminaba, los sonidos de medianoche se redujeron a un solitario búho que podía ser oído en la lejanía. Había algo en el aire…

El campesino aceleró su paso, mientras que su respiración empezó a intensificarse. Pudo oír algo – algo acechándole, persiguiéndole para matarle. Empezó a correr. Ahora sin duda, el campesino oyó pesadas zancadas acelerando el ritmo desde detrás – algo se estaba acercando. Sudando y sediento, podía oír su respiración. Temeroso de su vida el campesino empezó a correr con todas sus fuerzas.

Pero de repente un precipicio emergió ante sus ojos, y la bestia se estaba acercando. Saltó. Rodó por el aire mientras su mano agarró fortuitamente una liana que ahora le que dejaba en suspenso su perdición. Desde arriba, la bestia se asomaba por el acantilado – era un monstruoso tigre. Decía, “sube y te devoraré.” Al mismo tiempo, el hombre se asomó hacia abajo, y de la espesura surgió otro tigre diciendo, “cáete y te devoraré.” Pero no acabó aquí. Cuando miró hacia arriba se dio cuenta de que un ratón negro y otro blanco estaban royendo la liana que sustentaba su vida – la liana de la vida. En ese preciso momento miró hacia el frente y contempló una suculenta fresa. La arrancó y se la comió – qué deliciosa estaba…

Ahora bien, ¿qué es lo que significa esta historia? ¿No parece que llega a una conclusión bastante abrupta y aparentemente inadecuada? Bueno, la historia parece representarnos a todos – nuestra condición humana, por así decirlo. El ratón negro y el ratón blanco simbolizan la noche y el día que nos impulsan a lo irremediable de la muerte o el sufrimiento – sea lo que sea lo que venga primero. Todos vamos a morir (es lo único de lo que podemos estar seguros), o a experimentar un momento desesperado.

Pero mientras permanecemos en suspenso, el mensaje de la historia es reconocer las “fresas” de nuestras vidas, cómo un amanecer en un paseo de domingo por el parque, o incluso una discusión con un amigo, rellenan los vacíos. Nuestras vidas se recubren con maravillosas, ricas y aromáticas fresas, si queremos prestar atención al momento aquí y ahora. Nuestras vidas se llenan con momentos que son más maravillosos que lo maravilloso en sí mismo y todos sus sinónimos combinados, si prestamos atención.

Pero algo en lo que merece la pena reparar ocurrió mientras contaba esta historia a Abba. Inmediatamente dijo, “Sí, hijo mío, ¡pero entonces debes dar las fresas a los ratones y a los tigres!” ¡Después de oír esto me desmayé! He aquí una contestación que no era una respuesta premeditada, era un reflejo del ser de Abba, pues lo dijo impulsivamente. Sin pausa para pensar, recibí un soplo de aire fresco con su profunda exaltación de compasión – tener el corazón de dar nuestras “fresas” de la vida a aquellos seres que están tratando de llevarte a la muerte – ¡amar completamente a tu peor enemigo! Me desmayé. Cuando me desperté, estaba calvo.

(Abba = padre en coreano)

Porque me regaló sonrisas, le regalo mis fresas

Ayer en un vuelo fugaz deje los zapatos colgados en la luna.

Ayer me quedé dormida en una nube.

Ayer dejé mis flores en la banca de un parque.

Ayer le regalé mis caramelos a un mendigo.

Ayer mi mirada se cruzó con un rayo de sol.

Ayer busqué peces en la arena y pajaritos en el desván.

Ayer supe que la vida es como un parpadeo y pasa sin darnos cuenta.

Ayer alguien cambió mis lágrimas por sonrisas.

Hoy por las sonrisas le mando besos escondidos en mis versos.

Hoy miro mariposas, y vuelo lejos, más lejos que ayer.

Hoy duermo en el verde mientras escucho lo que canta mi corazón.

Hoy camino lento tomada de su mano mientras la brisa juega con las flores.

Hoy veo pececillos saltar en el agua y pajaritos danzar con el viento.

Hoy aprendí las fresas de mi vida y a él se las regalo en cajitas de diamante.

Hoy encontré lo que ayer perdí en la nube verde.

Hoy al abrir los ojos vi que ya todo es diferente.

Brezza abril de 2009


miércoles, 15 de abril de 2009

Mis ideas van y vienen. Contemplo los días raspando nubes, corriendo tras las plumas que se lleva el viento. Adorno mi soledad con las violetas que recojo en el camino, afino mi guitarra y canto versos escondidos por el olvido. Escribo sobre el collage de mis sueños sinfonías sin dueño.

Rescato su rostro en mi recuerdo y me sumerjo en las profundidades de mi pensamiento, para pintar pececillos de colores en el viento. Me olvido del tiempo y en un suspiro aguardo repetir nuestro encuentro. Salto charcos, bajo pajaritos de la luna, y regalo susurros de chocolate mientras guardo húmedas estrellas en un pañuelo...

Brezza

martes, 14 de abril de 2009

Lágrimas de mariposa



Bella mariposa que interrumpió su vuelo
para posarse sobre un charquito y refrescar sus patas,
mariposa bella e indefensa
no podía haber imaginado
que alguien pasaría sobre ella
para dejarla muerta, tendida en medio del camino,
ya sus alas jamas desafiarían el viento,
ya no se posaría sobre las flores,
ya no jugaría en los charquitos.

Hermosa, triste mariposa,
en un desesperado vuelo
busca a su compañera en todos los rincones
y charquitos del jardín...
cuanta sorpresa al ver desde lo alto
sus alas tendidas en el suelo,
tendidas ya sin movimiento...

Hermosa, desconsolada mariposa,
muy tímida se acerca,
con impensable suplica, inaceptable realidad,
triste deceso...
ella no despertará, pero se niega a tan cruel suceso,
varios minutos rodeando y contemplando
aquel lastimado cuerpo, se posa ahora sobre su compañera
pidiéndole en un ultimo esfuerzo
con la poca esperanzada que le queda,
que despierte por favor,
volar juntas de nuevo
y jugar entre flores y charquitos...
triste verdad, ella no despertaría...

hermosa, triste y solitaria mariposa,
abre sus alas al viento, y alza vuelo sin mas consuelo.

Brezza 10/abril/2009

¿lo has sentido alguna vez?

¿Has sentido alguna vez que algo no muy bueno esta por suceder?...

Yo lo he sentido algunas veces... lo estoy sintiendo hace varios días, ¡que situación mas complicada! (a veces quisiera no sentirlo... pero parece que tengo que vivir con ello...), entonces te preguntas qué tan malo puede ser, sí podrás resistirlo, y a veces sí solo son tonterías tuyas... yo miro atrás y me doy cuenta que nunca fueron tonterías... pienso si estaré preparada, pero recuerdo que alguien alguna vez me dijo que nunca estamos preparados y solo tenemos que actuar...

...para ello surge entonces otro interrogante: ¿sabré actuar?... y no lo sé. Es como esperar lo inevitable, tomar aire y guardar fuerzas para resistir el golpe.

Ahora me digo: ¿temor?... si temor, siento miedo, le temo a lo desconocido, a la soledad y me temo a mi misma cuando no se que camino tomar...

¿Lo has sentido alguna vez?

yo lo siento hoy, pero hoy también siento que mis sueños son ahora mas fuertes que mis temores...

Brezza 14/04/2009