martes, 24 de marzo de 2009

A puerta cerrada


He de cerrar ahora la puerta, sentarme a mirar por la ventana, y en silencio escribir lo que quiere gritar mi pecho, tranquila como quien espera aquel barco que ancló a lo lejos. No encuentro mejores palabras para expresar mi enojo, parece que me quedo en un eterno invierno, la primavera se me ha hecho esquiva...

La puerta se cerró, y la llave está en tu bolsillo, abrela cuando quieras, y solo espera que cuando la abras, no te encuentres con polvo y costumbre de soledad...

Culpable la vida que robó mi sonrisa y mi esperanza. Afortunado tu, que tienes la llave en el bolsillo, tonta yo que envié mi corazón en tu equipaje.

Adiós amor, adiós... esta vez no es hasta luego, es adiós. no se si te vea, no se si vuelvas a abrir la puerta, no se si te quedes anclado lejos... adiós amor. Hoy te digo adiós aunque mi alma espere tu regreso.

Brezza 24/marzo/2009

No hay comentarios:

Publicar un comentario