jueves, 10 de diciembre de 2009

Una tarde de apagón

Las cenizas del recuerdo

los tatuajes de la brisa en la piel

la huella imborrable de un beso nunca dado

quimeras aferradas a trivialidades

garabatos en las nubes

rompecabezas de la memoria

exorcismos de la ausencia

una alegría que me asecha al otro lado de la puerta

mientras sigo atada a mi autoconmiseración.


Brezza, 02 de diciembre de 2009

1 comentario:

  1. Abre la puerta, y que la brisa se lleve esas cenizas ... y pinta tu piel con nuevos colores,jeje.
    Un beso, ...
    fantastico post...no oyes el timbre??? jeje

    ResponderEliminar