martes, 21 de abril de 2009

Fresas

En varias ocasiones he mencionado "las fresas", bueno, hace tiempo leí el libro A bald head and a strawberry de Hyung Jin Moon, y allí encontré esta buena historia Fresas. -En los últimos años, mientras Hyung Jin estudiaba tradiciones religiosas, se tropezó con esta antigua parábola, procedente de la tradición del Budismo Zen. Ya entonces sabía de la profundidad de este relato de la fresa, que auténticos maestros Zen le inspiraron-. Hace dos días quise releer el libro, y hoy, por que no compartir estas fresas...

FRESAS

Erase una vez un humilde campesino que trabajaba duramente en los campos de arroz todo el día. Un día, se tomó una siesta y cuando se despertó, la noche ya había caído. Se levantó inmediatamente y partió a casa. Interesado en facilitar su vuelta, el campesino decidió acortar atravesando el bosque. Mientras caminaba, los sonidos de medianoche se redujeron a un solitario búho que podía ser oído en la lejanía. Había algo en el aire…

El campesino aceleró su paso, mientras que su respiración empezó a intensificarse. Pudo oír algo – algo acechándole, persiguiéndole para matarle. Empezó a correr. Ahora sin duda, el campesino oyó pesadas zancadas acelerando el ritmo desde detrás – algo se estaba acercando. Sudando y sediento, podía oír su respiración. Temeroso de su vida el campesino empezó a correr con todas sus fuerzas.

Pero de repente un precipicio emergió ante sus ojos, y la bestia se estaba acercando. Saltó. Rodó por el aire mientras su mano agarró fortuitamente una liana que ahora le que dejaba en suspenso su perdición. Desde arriba, la bestia se asomaba por el acantilado – era un monstruoso tigre. Decía, “sube y te devoraré.” Al mismo tiempo, el hombre se asomó hacia abajo, y de la espesura surgió otro tigre diciendo, “cáete y te devoraré.” Pero no acabó aquí. Cuando miró hacia arriba se dio cuenta de que un ratón negro y otro blanco estaban royendo la liana que sustentaba su vida – la liana de la vida. En ese preciso momento miró hacia el frente y contempló una suculenta fresa. La arrancó y se la comió – qué deliciosa estaba…

Ahora bien, ¿qué es lo que significa esta historia? ¿No parece que llega a una conclusión bastante abrupta y aparentemente inadecuada? Bueno, la historia parece representarnos a todos – nuestra condición humana, por así decirlo. El ratón negro y el ratón blanco simbolizan la noche y el día que nos impulsan a lo irremediable de la muerte o el sufrimiento – sea lo que sea lo que venga primero. Todos vamos a morir (es lo único de lo que podemos estar seguros), o a experimentar un momento desesperado.

Pero mientras permanecemos en suspenso, el mensaje de la historia es reconocer las “fresas” de nuestras vidas, cómo un amanecer en un paseo de domingo por el parque, o incluso una discusión con un amigo, rellenan los vacíos. Nuestras vidas se recubren con maravillosas, ricas y aromáticas fresas, si queremos prestar atención al momento aquí y ahora. Nuestras vidas se llenan con momentos que son más maravillosos que lo maravilloso en sí mismo y todos sus sinónimos combinados, si prestamos atención.

Pero algo en lo que merece la pena reparar ocurrió mientras contaba esta historia a Abba. Inmediatamente dijo, “Sí, hijo mío, ¡pero entonces debes dar las fresas a los ratones y a los tigres!” ¡Después de oír esto me desmayé! He aquí una contestación que no era una respuesta premeditada, era un reflejo del ser de Abba, pues lo dijo impulsivamente. Sin pausa para pensar, recibí un soplo de aire fresco con su profunda exaltación de compasión – tener el corazón de dar nuestras “fresas” de la vida a aquellos seres que están tratando de llevarte a la muerte – ¡amar completamente a tu peor enemigo! Me desmayé. Cuando me desperté, estaba calvo.

(Abba = padre en coreano)

4 comentarios:

  1. Muy buen ejemplo de los que es la vida, me ha gustado mucho...cada vez que coma una fresa me acordaré de la historia del campesino y reflexionare sobre lo que me da la vida. un besiko

    ResponderEliminar
  2. Un saludo

    Desde hace unos meses, yo y otros dos amigos, estamos llevando a cabo un proyecto. Dicho proyecto consiste en la elaboración de una comunidad literaria independiente, un rincón en el que cualquiera pueda expresarse y de cualquier forma: relatos, poesía, etc. La idea de la que surgió y de la que aún se sigue sustentando, no es solo esa expresión, anteriormente mencionada, sino el mestizaje: que lo que yo escriba puede servirle a otro de aprendizaje o si más no, pueda aportarle alguna idea y viceversa. Por ello, les invito a todos aquellos que quieran participar en la redacción a que envíen un mail a lagacetademedianoche@gmail.com, citando el correo electrónico de la cuenta blogger, a la que deberá enviarse la invitación.

    Atentamente,

    El Gato Negro

    ResponderEliminar
  3. Siempre me resulto importante escribir, pero me es imprescindible leer. Gracias por compartir tus letras
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. que linda moraleja, pero que dificil ponerla en practica...

    ResponderEliminar