jueves, 10 de septiembre de 2009

…Y ella regresó

La lluvia golpeaba fuerte en su ventana.
…y su rostro en la distancia…
no le podía escuchar…
…su voz se alejaba con el viento,
y ya no lo pudo detener,
a lo lejos lo pudo ver brillar.

En una estrella se colgó
y supo que era tiempo…
de volver a ser brisa,
sonrió… y lloró…
Recordó la libertad y quiso volar,
el sol brilló, la rosa floreció,
…su cielo dejó de llover.

Volvió a creer…
…Volvió a creer en la alegría,
en la paciencia del corazón,
en la fuerza del amor…
En las lágrimas que no se ven.

Trajo sus sueños e ilusiones postergadas
casi ya olvidadas,
sacó el corazón del ropero,
bajó los zapatos de la luna
y caminó a paso lento
para sentir el viento
y reescribir su cuento.

En las noches saca sus alas para volar,
y busca su brillo en la inmensidad
aunque no lo pueda alcanzar…
Con una lágrima una sonrisa
recordando a quien le enseñó a volar…
…a soñar, a amar.

Brezza, 09/sep/2009
a Paito Rodriguez, princesa de su mundo de cristal.


1 comentario:

  1. hola! mui obrigada por suas palabras!
    mui bueno tu trabajo también!
    bessos

    ResponderEliminar